Ansu Fati alumbra a un Barça oscuro

0
41

Nos acostumbraremos antes a vivir sin la turba a que la turba aprenda modales. Simulación televisiva en las gradas, como si estuvieran llenas. Los gritos de los jugadores en el campo se escuchaban como los de los toreros en la arena. Qué hermoso es el sonido del fútbol sin el rebuzno colectivo.

El Leganés, prietas las filas, dificultaba el ataque local. Día complicado para Griezmann, entre tres centrales: Javier Aguirre, gato viejo, puso a Bustinza de tercer central, en su perfil opuesto, para intentar frenar las trayectorias de Messi de fuera para dentro. La sorpresa de Aguirre empezó funcionando, y desbarató en el minuto 9 una prometedora asistencia del argentino para Sergi Roberto. Buen comienzo de Ansu Fati. Pero la primera, clarísima, la tuvo Guerrero, tras una progresión de Eraso que dejó en evidencia a la lentísima defensa azulgrana. Con mucha suerte, Lenglet salvó en la línea un gol cantado. La segunda también la tuvo el Leganés, y también fue clarísima, y también chutó Guerrero, esta vez rozando el palo. Otro naufragio de la defensa del Barça, que parecía la tieta de Serrat en la última estrofa. Incómodos los de Setién, el Leganés se permitía atacar y sin sufrir en defensa. «Comprometéis el balón demasiado», gritaba el técnico barcelonista a sus hombres. Cruyff decía lo mismo pero al revés: «El secreto de mi fútbol es hacer bien lo fácil». Muchos problemas para el Barça, que no encontraba espacios.

En el 27, Griezmann casi se la encontró en el área, pero como siempre, nada. El Leganés se sentía cómodo mandando y el Barça dormía a las cabras. Habiendo fracasado por dentro, Messi empezó a intentarlo por fuera. Densa, pegajosa defensa visitante. En la pausa para hidratarse, Javier Aguirre empezó a hablar como el típico mexicano que cuando te sirven los tacos no hay manera de que se calle y tú te mueres del hambre y no puedes empezar. No hace falta ser tan peñazo. En cualquier caso, y eso en el Camp Nou siempre tiene mérito, aunque sea sin público, la primera parte le salió tal como la había imaginado. En el 36, Bustinza le hizo tal placaje a Messi que más que una falta pareció querer hacerle el amor. Se disculpó el vasco, yo pensé que iba a besarle. Amarilla.

Inédito en ataque. lentísimo y precipitado, el Barça halló el ángel de uno de sus elegidos, y Ansu Fati adelantó a su equipo de un disparo exacto -magnífico control orientado- justo antes del descanso. Mallorca fue un espejismo, somos lo que éramos en marzo.

Griezmann, difuminado
En la reanudación, el Leganés insistió en lo suyo y Setién fue terriblemente injusto con el fútbol y con la vida y por no ofender a Griezmann, que estaba jugando horrible, sacrificó a Ansu Fati, que estaba aportando mucho más que el francés y había marcado el único gol del partido. Entró Suárez. Semedo por Sergi Roberto. El equipo no mejoró, parecía recién levantado de una siesta demasiado larga o que había cenado una siniestra calçotada. Se durmió el partido, más negro que la noche. Vidal sustituyó a Busquets. Como en Mallorca, Setién guardaba minutos para Sergio.

El Leganés veía el partido cerca pero esperaba su momento con paciencia. El Barcelona vivía de jugadas aisladas y en una de ellas Semedo se desmarcó con audacia y le puso un centro tan claro a Griezmann que ni el francés se atrevió a fallarlo. Pero este chico, que de tanto no estar casi nunca a la altura se está volviendo gafe, vio como el gol era anulado por el VAR por fuera de juego. Justísimo pero que era. En el 66, una jugada estratosférica de Messi, con dríblings y cambios de ritmo y caños, acabó en penalti que el VAR estudió pero esta vez no desmintió. Los genios no son gafes. Él lo chutó y él lo marcó, tal como él se había fabricado la jugada y provocado el penalti. Tuvo sus minutos Riqui Puig, que entró por Arthur. Umtiti por Piqué.

Aguirre continuó hablando toda la segunda parte desde la banda pero los demás nos habíamos cansado de esperar y ya nos habíamos zampado todos los tacos. Cuando eres en Leganés, si en el Camp Nou fallas lo que tienes, hasta un Barça pesado y vulgar como el de anoche te acaba doblegando.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here