Cameron cree que un segundo referéndum del Brexit puede desbloquear la situación política

0
8

Aunque la historia viene de aún más atrás, es necesario remontarse al menos al año 2013 para entender los orígenes del Brexit, ya que fue entonces cuando David Cameron prometió que si su partido ganaba las elecciones de mayo de 2015, en las que obtuvo mayoría absoluta, organizaría un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea antes de finalizar el 2017.

Lo más sorprendente es que él mismo estaba en contra del divorcio, por lo cual tras el resultado de la consulta se vio obligado a renunciar a su cargo como primer ministro. «El pueblo británico votó para dejar la Unión Europea y su voluntad debe ser respetada», dijo entonces, añadiendo además que «no creo que sería correcto que yo tratara de ser el capitán que lleve a nuestro país a su próximo destino».

No es exagerado decir que a Cameron le salió el tiro por la culata, al convocar una consulta que él mismo acabó perdiendo. Y de aquellos polvos vienen estos lodos, en los que el desbloqueo político se ha asentado y la incertidumbre tanto dentro como fuera de las fronteras del Reino Unido es la única certeza. Ante la posibilidad de una separación a las bravas y sus imprevisibles consecuencias, ahora el artífice de todo este embrollo ha aparecido en escena para decir que la única forma de desbloquear la situación es convocar un segundo referéndum.

Así lo ha declarado en una entrevista con el diario británico The Times con motivo de la próxima publicación de un libro con sus memorias. La posición de Cameron está en línea con la del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn, que ha afirmado en varias ocasiones que apoyaría la celebración de otra consulta, idea que tiene el respaldo de una facción de los laboristas, algunos de los cuales piden que la nueva consulta tenga lugar antes de la celebración de elecciones.

Otro peso pesado que ha hablado de otra consulta como única opción al callejón sin salida en que se ha convertido la salida del Reino Unido de la Unión Europea es el ex primer ministro británico Tony Blair. La semana pasada, y ante la idea de Boris Johnson de convocar elecciones, Blair señaló que «si el Parlamento no puede ponerse de acuerdo (sobre el Brexit), lo correcto no es consultar a la gente en unas elecciones generales, sino hacerlo a través de un referéndum». Además, añadió que «es contradictorio que los partidos de la oposición rechacen unas elecciones, pero en este caso excepcional es vital que lo hagan hasta que se resuelva el Brexit».

Sin embargo, una solución no está a la vista, al menos en el corto plazo. En el mejor de los casos, Boris Johnson solicitaría una prórroga que, en caso de ser aprobada por Bruselas, daría tiempo hasta enero para encontrar una fórmula que permita una salida negociada.

Ante este panorama, no sorprende entonces que Cameron reconozca en la entrevista que «la incertidumbre ha sido dolorosa y difícil» desde el referéndum de 2016 y que «ha sido difícil para todo tipo de personas en todos los ámbitos de la vida». Incluido él: «Todos los días pienso en el referéndum, en el hecho de que perdimos, en las consecuencias y en las cosas que podrían haberse hecho de manera diferente, y me preocupa desesperadamente lo que sucederá después. También están, por supuesto, aquellos que querían salir de la UE, y están agradecidas de que se hiciera aquella promesa y se cumpliera». De hecho, señaló que no cree que «un Brexit sin acuerdo sea una buena idea».

Tampoco le parece buena idea a muchos británicos, ya que según una encuesta de BMG dada a conocer el pasado julio, un 43 por ciento de los encuestados preferiría cancelar el Brexit o llevar a cabo un segundo referéndum antes de que Reino Unido abandone la UE sin acuerdo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here