Caos y confusión en los aeropuertos de EE.UU. tras el inicio del veto a Europa

0
48

En los 11 aeropuertos que se han convertido en puertos de entrada forzosos para quienes llegan a Estados Unidos desde Europa, guardar la distancia de seguridad que recomiendan los médicos para evitar el contagio del coronavirus ha sido imposible en las pasadas horas. Los nuevos filtros de seguridad en la frontera decretados por Donald Trump
, en vigor desde la medianoche del viernes al sábado, han provocado unas caóticas colas que más bien son masivos embotellamientos de miles de personas que deben esperar en muchos casos hasta cinco horas para pasar el control migratorio y de aduanas.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”en” dir=”ltr”>Chicago airport Today <a href=”https://t.co/WvBKibpPLJ”>pic.twitter.com/WvBKibpPLJ</a></p>&mdash; Paolo Bruschi (@Bruschi_P) <a href=”https://twitter.com/Bruschi_P/status/1239252037151469569?ref_src=twsrc%5Etfw”>March 15, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

Los peores casos fueron los de Chicago y Dallas, pero hubo colas en todos los aeropuertos internacionales, entres los que están los de Nueva York, Los Ángeles y Washington, a los que son redirigidos todos los viajeros que lleguen de Europa o hayan estado en alguno de sus países en los pasados 14 días. La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, incluso dio una conferencia de prensa el sábado por la noche para denunciar el «desastre» que esas aglomeraciones suponen, un foco de contagio masivo «que son únicamente responsabilidad del gobierno federal por no prepararse como debe».

El servicio de control de fronteras, que depende del Gobierno federal, ha pedido perdón y ha anunciado que va a ampliar los aeropuertos en los que puede atender a los que lleguen de Europa. «En esta crisis hay que esperar que haya colas en los aeropuertos», admitió la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza en un comunicado. El presidente Trump declaró el estado de emergencia el viernes.

EE.UU., donde ayer había 3.000 casos diagnosticados y 62 fallecidos de una población de 320 millones, es un país que se debate entre seguir aferrado a una normalidad que se evapora hora tras hora o pasar ya directa y voluntariamente a las medidas de excepción impuestas por los gobiernos de Italia y España. Washington, la capital, amaneció ayer vacía, con algunos comercios abiertos pero otros, como las tiendas Apple, cerrados al menos hasta dentro de dos semanas. Los supermercados y farmacias comenzaron a racionar bienes básicos como el papel higiénico y los desinfectantes, que desaparecen de las baldas nada más son repuestos.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”en” dir=”ltr”>March 14th, 2020<a href=”https://twitter.com/hashtag/coronavirus?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#coronavirus</a> fears take hold in the Capitol. I went grocery shopping an hour after the store by me opened and it already looked very picked over.<br><br>Very little meat<br>No onions or potatoes<br>No toilet paper<br>Almost all bread gone<a href=”https://twitter.com/hashtag/TodayInWashington?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw”>#TodayInWashington</a> <a href=”https://t.co/TQIGtVhj2k”>pic.twitter.com/TQIGtVhj2k</a></p>&mdash; Today In Washington (@In_WashingtonDC) <a href=”https://twitter.com/In_WashingtonDC/status/1238817200540180484?ref_src=twsrc%5Etfw”>March 14, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

Donald Trump, que ha dado negat
ivo en la prueba que se le efectuó en secreto el viernes, no salió ayer de la Casa Blanca, renunciando a su hábito de jugar a golf los fines de semana. A los visitantes al complejo en que residente el presidente, incluidos los periodistas, se les ha comenzado a tomar la temperatura. A un reportero que el sábado tenía 38 grados se le impidió entrar en la sala de prensa en la que apareció el presidente para responder a unas preguntas.

Como en España, no todos son cautelosos. El gobernador de Oklahoma, publicó una foto en redes sociales en la que aparecía con sus hijos en un restaurante abarrotado. «Hay que apoyar a los negocios locales», decía en un mensaje que después se vio obligado a borrar. El diputado republicano Devin Nunes, de California, animó en televisión a los ciudadanos a que salgan y gasten dinero en los bares para evitar un descalabro económico. Hay muchos más que todavía creen que el coronavirus no es una amenaza suficientemente seria como para quedarse en casa.<blockquote class=”twitter-tweet”><p lang=”en” dir=”ltr”>Oklahoma Governor Kevin Stitt is firmly pro-life. How many lives did he just endanger, including in his own beloved family? <a href=”https://t.co/ysWFMnFbUn”>pic.twitter.com/ysWFMnFbUn</a></p>&mdash; David Frum (@davidfrum) <a href=”https://twitter.com/davidfrum/status/1239022751668731905?ref_src=twsrc%5Etfw”>March 15, 2020</a></blockquote> <script async src=”https://platform.twitter.com/widgets.js” charset=”utf-8″></script>

Algunos de esos negacionistas han comenzado a pagar las consecuencias, ante el rápido aumento de fallecidos. La cadena Fox Business ha suspendido hasta nuevo aviso a la presentadora Trish Regan, quien dijo en antena que el coronavirus es una excusa para echar a Trump de la presidencia, que justo llega en año electoral.

Este lunes es el primer día lectivo en que las escuelas de muchos estados, incluida la capital, permanecen cerradas. Para los padres no es fácil, ya que las bajas por razones médicas no están en principio pagadas. Una vez expiran los días de vacaciones, un trabajador no percibe salario. Eso lo intenta remediar una ley, aprobada por la vía de urgencia la semana pasada y que aun debe ser ratificada por Trump, que les otorga
14 jornadas pagadas
y les protege frente al despido por estar enfermos de coronavirus o tener que cuidar as familiares.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here