Una crítica hacia el Partido Comunista Chino es la que emitió el secretario de EE.UU, Mike Pompeo, tras el aumento de la represión de la fe cristiana dentro de la nación asiática.

Dentro de China el culto o servicios de adoración a Jesucristo no están permitidos pues son considerados como alta traición a las autoridades del país; por ello los cristianos han tenido que hacerlo de manera clandestina resistiendo las peores consecuencias y castigos.

A través de Twitter, Pompeo compartió un corto pero enérgico mensaje en la búsqueda de la libertad religiosa del país junto con una foto.

«Esta noche, adoramos a Jesucristo libremente y bebemos vino australiano, dos cosas que el PCCh no permite», escribió Pompeo adjuntando el hashtag #LuchaPorLaLibertad.

En la imagen se ve una botella de vino australiano y una Biblia que marca el pasaje de 2 Corintios 3:17, en el cual se refiere a la presencia del Señor y la libertad que ésta trae consigo.

Regularmente, Pompeo defiende la libertad religiosa en países oprimidos y crítica a los gobiernos que restringen a los cristianos de que puedan adorar libremente al Señor; este ha sido el centro de varios de sus discursos.

“El autoritarismo casi siempre sigue a la opresión de la religión. Sacar la religión de la plaza pública impulsa la opresión, impulsa a los regímenes autoritarios. Y por eso lo hacemos una prioridad”, dijo en un discurso en Values Voter Summit en Septiembre.

Y aunque en China no está prohibida del todo la importación de bebidas, ciertamente no es algo que el Partido Comunista Chino apruebe totalmente; esta es la razón de la tensión entre el país asiático y Australia en materia de economía.

Expertos han revelado que para el 2021 la persecución cristiana aumentará de manera drástica, tras el crecimiento de la fe no solo en el país sino en el continente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí