El Barça asalta Moscú, 7 años después, con otra genialidad de Mirotic

0
20

Una genialidad de Nikola Mirotic sobre la bocina dio al Barça su séptima victoria consecutiva en la Euroliga, esta vez en la cancha del CSKA de Moscú (80-82), donde no ganaba desde hacía más de siete años.

En un partido repleto de alternativas, el ala-pívot hispano-montenegrino emergió una vez más como el jugador determinante (23 puntos, 8 rebotes y 33 de valoración) para que los azulgranas lograran su vigésimo triunfo en la competición.

Corey Higgins (17 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias) y Brandon Davies (16 puntos, con 4 de 4 en triples, y 7 rebotes) secundaron la ofensiva del equipo de Svetislav Pesic.

El Barça salió muy concentrado desde el inicio. Higgins, que regresaba a la que fue su casa las cuatro últimas temporadas, y Mirotic endosaron un primer parcial de 0-7 que obligó a Dimitrios Itoudis a pedir su primer tiempo muerto.

Dos canastas de Baker y Hines y un triple de James igualaban por primera vez el choque (7-7, min.4), pero el Barça respondería también desde los 6,75 con Hanga, Claver y Mirotic (9-18, min.8).

Los visitantes podían haber acabado a lo grande el primer cuarto, pero el CSKA, apretó en defensa y se rehizo en ataque gracias a la entrada de su segunda unidad.

Hackett, Hilliard y Koufos cerraron el primer cuarto con los moscovitas solo tres abajo (15-18) y mantuvieron su acierto al inicio del segundo período para adelantar por primera vez a su equipo (22-18, min.12).

Mirotic intentaba parar la sangría, pero el baloncesto de transición de los rusos resultaba mortal (33-26, min.18). Los triples de Davies, con problemas para imponerse a los interiores del CSKA pero muy acertado en el tiro exterior, y otro de Mirotic sobre la bocina apretaban el duelo de nuevo justo antes del descanso (40-37).

En la segunda parte, las alternativas en el electrónico se sucedieron. Boromboy sufría con Mirotic, Davies anotaba su tercer triple sin fallo y un hipermotivado Higgins empezaba a hacer de las suyas ante su exafición.

El Barça volvía a mandar en el marcador (44-46, min.24), pero a falta de un desdibujado James (solo 12 puntos anotó hoy la estrella del CSKA), aparecía Hackett con dos triples consecutivos para recuperar la ventaja local un minuto después (50-46).

Un para de acciones de Delaney permitirían a los catalanes acabar por delante el tercer cuarto (60-63) y aunque Hilliard y Kurbanov le daban la vuelta al choque de nuevo al inicio del último período (65-63), entre Higgins, Mirotic y Kuric firmaban un parcial de 0-8 que dejaba el electrónico con ventaja visitante (72-76, min.37).

Una canasta de Hilliard ponía el 77-78 a falta de 30 segundos para el final. Higgins perdería un balón, James haría lo propio en la jugada siguiente, y Davies anotaría dos tiros libres para el 77-80.

Quedaban ocho segundos, pero James solo necesitó tres para purgar sus pecados y meter un triplazo desde una esquina a la media vuelta que parecía llevar el encuentro a la prórroga (80-80).

Pesic pidió tiempo muerto. La consigna era clara. La última, para Nikola. Como en Valencia, Mirotic ofreció un repertorio de talento y clase en el poste bajo, antes de depositar el balón dentro de la canasta en el último segundo. Esta vez, con un tiro en suspensión a la media vuelta que volvía a dar la gloria al Barça.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here