El colapso del paso elevado del metro de Ciudad de México deja al menos 23 muertos

0

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – Una sección elevada del metro de Ciudad de México se derrumbó y el tren se precipitó hacia un concurrido bulevar el lunes por la noche, matando al menos a 23 personas e hiriendo al menos a 79, dijeron funcionarios de la ciudad.

Los equipos de rescate encontraron cuatro cuerpos dentro de un vagón de tren que colgaba del paso elevado pero no pudieron sacarlos. No estaba claro si los muertos estaban incluidos entre el peaje de 23. Una grúa bajó con cuidado el automóvil al suelo el martes.

La alcaldesa Claudia Sheinbaum dijo que una de las vigas de concreto se derrumbó cuando un tren pasó sobre ella alrededor de las 10:30 pm en uno de los episodios más mortíferos en la historia del sistema de metro de la ciudad, que se encuentra entre los más transitados del mundo.

El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, calificó el colapso como “el accidente más terrible que hemos tenido en el transporte público”. Ebrard fue alcalde de la Ciudad de México de 2006 a 2012, cuando se construyó la línea afectada.

“La causa del colapso de la viga debe establecerse mediante una investigación de expertos”, dijo Sheinbaum.

Anteriormente, dijo que alguien había sido sacado vivo de un automóvil en la carretera. Dijo que 77 de los heridos fueron hospitalizados y agregó que entre los muertos había niños.

El paso elevado estaba a unos 5 metros (16 pies) sobre la carretera en el municipio de Tlahuac, pero el tren pasaba por encima de una franja mediana de concreto, lo que aparentemente redujo las bajas entre los automovilistas.

El Metro de la Ciudad de México, que se encuentra entre los más baratos del mundo con boletos que cuestan alrededor de 25 centavos, ha tenido al menos tres accidentes graves desde su inauguración hace medio siglo. En marzo de 2020, una colisión entre dos trenes en la estación de Tacubaya dejó un pasajero muerto y 41 heridos. En 2015, un tren que no se detuvo a tiempo se estrelló contra otro en la estación de Oceanía, hiriendo a 12. En octubre de 1975, al menos 26 personas murieron en un accidente de metro.

Cientos de policías y bomberos acordonaron el lugar mientras los amigos y familiares desesperados de las personas que se creía estaban en el tren se reunieron. A pesar de que la situación del coronavirus sigue siendo grave en la Ciudad de México, se apiñaron esperando noticias.

Adrián Loa Martínez, de 46 años, dijo que su madre lo llamó para decirle que su medio hermano y su cuñada conducían cuando el paso elevado se derrumbó y que una viga cayó sobre su automóvil.

Dijo que su cuñada fue enviada a un hospital, pero que su medio hermano José Juan Galindo fue aplastado y temía estar muerto. “Él está allí ahora”, dijo a los periodistas, señalando el sitio.

Gisela Rioja Castro, de 43 años, buscaba a su esposo de 42 años, Miguel Ángel Espinoza. Ella dijo que él siempre toma ese tren después del trabajo, pero que nunca llegaba a casa y había dejado de contestar su teléfono. Cuando se enteró de lo sucedido, inmediatamente temió lo peor, pero no ha recibido información de las autoridades.

“Nadie sabe nada”, dijo.

El colapso ocurrió en la Línea 12, la más nueva del metro. Se extiende hacia el lado sur de la ciudad. Como muchas de la docena de líneas de metro, pasa bajo tierra a través de áreas más centrales de la ciudad de 9 millones de habitantes, pero se encuentra en estructuras elevadas de concreto en las afueras.

Las acusaciones de mal diseño y construcción de la línea del metro surgieron poco después de que Ebrard dejara el cargo de alcalde. La línea tuvo que cerrarse parcialmente en 2013 para poder reparar las vías.

Ebrard, quien lidera los esfuerzos de México para obtener vacunas contra el coronavirus, ha sido considerado un potencial candidato presidencial en 2024.

Escribió en Twitter: “Lo que pasó hoy en el Metro es una tragedia terrible”.

“Por supuesto, se deben investigar las causas y se debe identificar a los responsables”, escribió. “Repito que estoy enteramente a disposición de las autoridades para contribuir en lo que sea necesario”.

El martes, Ebrard apareció en la conferencia de prensa diaria del presidente Andrés Manuel López Obrador y dijo: “Comparto la indignación que existe”.

No estaba claro si un terremoto de magnitud 7.1 en 2017 podría haber afectado la línea del metro. Hubo informes de que habían aparecido grietas en la base de al menos una de las columnas que sostienen la vía elevada después de ese terremoto.

La línea se cerró el martes y se llamaron a cientos de autobuses. Miles en los vecindarios circundantes hicieron fila antes del amanecer para tomar los autobuses para ir al trabajo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here