El debate de los 5 cambios

0
80

El gran objetivo de la FIFA es que todas las competiciones de esta temporada puedan acabarse, aunque ello suponga diseñar un apretado calendario. Para ello está dispuesta a cambiar algunas normas tras un largo periodo de inactividad. «La frecuencia de partidos más alta de lo normal puede aumentar el riesgo de lesiones», aseguran desde el organismo que preside Gianni Infantino. La FIFA está dispuesta a permitir cinco cambios por equipo en cada partido de manera provisional. Una decisión que debe aprobar la International Football Association Board, que es la encargada de aprobar los cambios de normativa y que ha generado un intenso debate entre adeptos y detractores.

«Creo que es una medida verdaderamente inteligente. Se trata de un buen razonamiento para cuidar la salud del futbolista. Lo primero que hay que hacer son pruebas del Covid-19 a todos los jugadores, para saber que todos están bien de salud. Se van a jugar muchos partidos concentrados y eso significa una importante sobrecarga muscular debido al gran esfuerzo. Esta medida de 3 a 5 cambios, significaría un relax muscular para los jugadores. Han estado parados durante varias semanas. El confinamiento en sus casas no ha permitido hacer el ejercicio correcto que necesita un jugador, que se ha de hacer sobre el terreno de juego. Por lo tanto, han de ir cogiendo la forma progresivamente antes de iniciar la competición para evitar lesiones. Por todo ello, cambiar la norma me parece muy positivo», asegura a ABC el doctor Ramón Cugat, conocido como el traumatólogo de las estrellas y presidente del consejo médico asesor de la delegación catalana de Mupresfe, que considera acertada la decisión de la FIFA en su intento de evitar lesiones.

Pier Luigi Cherubino, que militó en el Tenerife, Sporting, Betis y Zaragoza durante la década de los 90 también se muestra partidario de la posibilidad de realizar cinco cambios en un encuentro. «Si se reanuda la Liga y se tienen que jugar tantos partidos en tan poco tiempo será bueno para los futbolistas. Físicamente es aceptable y también hay un factor extra como que significará una serie de oportunidades para los jugadores que no suelen participar habitualmente. Con esta medida es posible que asuman un protagonismo que necesitan», argumenta el actual entrenador del Betis féminas.

Pero no todo son opiniones favorables. Pablo Alfaro, que jugó en el Dream Team de Cruyff y en el Atlético de Madrid tras despuntar en el Zaragoza, tiene sus dudas por la dificultad que supone el variar una norma en el fútbol. «Lo normal es que se pruebe primero en partidos amistosos y después en campeonatos internacionales de categorías inferiores como europeos o mundiales sub-17…», asegura. «Además, dudo que un entrenador que se está jugando algo importante esté pensando en dar descanso a sus jugadores y lo mas normal es que mantenga el equipo que hay sobre el campo. La realidad nos dice que en el 90 por ciento de los casos, los cambios se realizan en la segunda parte y por dos motivos, por cuestiones tácticas o para perder tiempo», asegura el actual técnico del Ibiza, que esta temporada puso contra las cuerdas al Barcelona de Quique Setién en los dieciseisavos de final de la Copa. Precisamente, Alfaro, que también es médico, destaca que «habría que ser fieles al espíritu de la norma y evitar la picaresca de usar esos cambios para perder tiempo».

Los pros y los contras
El grupo de los escépticos lo podría liderar Alfredo Argensó, exguardameta del Espanyol y entrenador de porteros del Roda y el Onda, filiales del Villarreal. «Todo tiene pros y contras. A priori me gusta porque da oportunidades a más futbolistas pero creo que beneficia a los grandes que tienen plantillas mejores y los cambios en su once tipo no se notan tanto. Me preocupa que se use para perder tiempo pero, por otro lado, considero que beneficia al espectáculo porque al eliminar el cansancio no bajará el ritmo».

Más reticentes se muestran algunos preparadores físicos consultados por este diario y que prefieren mantener su nombre en el anonimato. «Mucho no creo que ayudé. Al contrario. Cambiar a cinco futbolistas es cambiar medio equipo y se genera mucha diferencia entre los que entran y los que ya están en el campo. Cuanto más jugadores participen con menos tiempo de juego más riesgo de lesiones», asegura un reputado profesional de la preparación física, que añade: «Todo lo que en el deporte de equipo se plantee desde la forma cuantitativa es un gravísimo error».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here