El puente de los espías

0
28

Una de las mejores películas para entender las trágicas complicaciones de la Guerra Fría –esa parte de la frustrante historia del siglo XX que algunos creen susceptible de ser reciclada para el siglo XXI– es «El puente de los espías» de Steven Spielberg. El largometraje cuenta la excelencia de James B. Donovan, un abogado de Brooklyn especializado en litigios de seguros que termina actuando como mediador internacional en la madre de todas las disputas entre Washington y Moscú.

Seis meses después de lograr el intercambio del espía ruso Rudolf Abel por el piloto americano Francis Gary, Donovan se sentó a negociar con Fidel Castro sobre el destino de los prisioneros capturados en el desastroso desembarco de Bahía Cochinos. Tras una docena de rondas negociadoras, el discreto abogado de Brooklyn consiguió la libertad de 1.100 prisioneros (y permiso para que casi 10.000 familiares pudieran salir de Cuba) a cambio de un pago por parte de Estados Unidos en alimentos y medicinas por valor de más de 50 millones de dólares.

En ese contexto, de acuerdo con las entrevistas en profundidad que la CIA realizó a Donovan, Fidel Castro le preguntó sobre la posibilidad de restablecer relaciones diplomáticas con Washington. A lo que el letrado replicó al comandante: «Usted sabe cómo los puercoespines hacen el amor. Con mucho cuidado y así es como usted y los Estados Unidos tendrían que meterse en esto».

La información de la agencia Associated Press sobre el restablecimiento de comunicaciones secretas por parte de la Administración Trump con altos cargos civiles y militares del régimen de Maduro recuerda bastante a la historia de los puercoespines aunque en este caso el interlocutor sea alguien tan poco cuidadoso como Diosdado Cabello, el cada vez más poderoso «número dos» acusado de lavado de dinero, narcotráfico y malversación de caudales públicos. Sobre la mesa, un trueque con truco que a una parte de la fracturada cúpula venezolana podría resultar bastante atractivo: cambio de régimen pero con impunidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here