InicioEstados UnidosTaiwán, la pandemia y irracionalidad de la OMS

Taiwán, la pandemia y irracionalidad de la OMS

- Advertisement -spot_img

POR René Bolio Halloran
El mundo ha enfrentado una pandemia, para la que no estaba preparado.
Esta enfermedad, originada en China comunista, aún tiene muchos
misterios en su origen desarrollo, tratamiento y prevención.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que debió atender la
pandemia, se volvió un instrumento político, no científico, para enfrentar
organizadamente este grave problema. Además de ocultar información
sobre el origen chino del virus, de retrasar la difusión de la información, y
de cubrir al régimen comunista, tomó decisiones irracionales.

Una de ellas fue dejar fuera a Taiwán de la propia OMS, con lo cual no se
afectó a la nación taiwanesa, sino que se perdieron los grandes avances,
investigaciones y resultados que obtuvo Taipéi desde el inicio mismo de la
pandemia.

Taiwán avanzó a pasos acelerados desde que tuvo noticia del virus, a pesar
de que China comunista trató de ocultarlo. El gobierno taiwanés fue el
primero en notificar la existencia del virus y de alertar de su peligrosidad.
Esto habla de la excelente infraestructura médica y científica que ha
desarrollado esa nación. Los resultados están a la vista, la afectación del
COVID-19 en Taiwán fue mínima.

El gobierno taiwanés quiso colaborar en la pandemia; sin embargo, China
comunista vetó su ingreso a la OMS e impidió que estos conocimientos
pudieran ser compartidos y difundidos. El veto no tuvo argumentos, ya que
no los hay. Prefirieron que se expandiera la mortalidad a aceptar la
participación de quien pudo domar la pandemia desde su inicio.

Ahora mismo Taiwán continúa invirtiendo en el desarrollo tecnológico, y
tiene avances espectaculares, como lo es un fármaco que previene la
difusión del virus, para detener la pandemia. También cuenta con una
eficiente vacuna que ha sido aceptada y usada con éxito en una decena de
países.

Toda la información recabada y analizada por Taiwán durante la pandemia
ha sido puesta a disposición de la OMS; sin embargo, se han negado a
incluirla en los análisis que se hacen de los demás países, de manera
absurda.
La colaboración internacional fue necesaria para enfrentar al COVID-19,
por lo que no existe argumentación que explique cómo se rechaza la
aportación de Taiwán al combate global de la pandemia. La única
explicación es el caprichoso veto comunista, que priva incluso a su propia
población de elementos para proteger su salud y sus vidas.

A pesar de que Taiwán mantiene una importante estructura para analizar al
virus y sus variantes, le es impedido el acceso a la información que se
encuentra procesándose en la OMS.

Por el bien de los taiwaneses, y del mundo entero, es importante que la
OMS cambie su posición y permita la participación de Taiwán en los foros
técnicos, científicos, médicos y tecnológicos, para compartir los éxitos que
se han tenido durante la pandemia y que pueden aún salvar vidas y preparar
al mundo para las siguientes pandemias.

Los gobiernos democráticos del mundo deben poner los intereses de sus
ciudadanos por encima de las amenazas de la dictadura china y aceptar de
una vez a Taiwán como parte de la comunidad internacional, en especial en
las organizaciones responsables de la salud humana.

* René Bolio es presidente de la Comisión Mexicana de Derechos
Humanos A.C.

- Advertisement -spot_img
Stay Connected
16,985FansMe gusta
4,243SeguidoresSeguir
Must Read

- Advertisement -spot_img
Related News
- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí