Examen final para cuatro estrellas

0
17

El ideario de Zidane se impone en silencio, sin una voz más alta que otra, paso a paso. Necesita tiempo y las exigencias del Real Madrid no siempre lo conceden, pero lucha contra las prisas para aplicar su fórmula. Es un entrenador atípico. Realiza un cambio constante del Real Madrid sin alharacas. La regeneración ha llegado partido a partido, por la ley de la naturaleza, por la ley no escrita de las edades, por la cruda realidad de las lesiones de los veteranos. Fede Valverde es titular. Rodrygo, Mendy y Vinicius coquetean con ella. Isco la ha recuperado después de un año en la oscuridad. El malagueño es el ejemplo a seguir por Bale, James y Marcelo. Las cuatro figuras, consagradas en su tiempo, se juegan su futuro en los cinco meses decisivos de la temporada. Son cuatro casos distintos en los procesos de su pérdida de poder en el equipo, pero similares en el peligro que les acecha. Tienen salarios altos y deben ganarse el puesto para mantener su rango en el Madrid.

James Solo ha jugado 422 minutos, repartidos en nueve partidos, dos en Champions y siete en Liga, en los que marcó un gol y dio otro.

Bale tiene que ganarse la titularidad para continuar en el conjunto blanco. Acumula tres años de ser un Guadiana, dentro y fuera del once, por culpa de sus lesiones, y esta situación no puede perpetuarse. A los 30 años y es hora de decidir. O recupera el tiempo perdido o será mejor que busque otro equipo en julio.

Marcelo Diez partidos (807 minutos), seis en Liga y cuatro en Champions. En Europa dio tres asistencias. Lastrado por las lesiones

Hoy espera ser titular en Getafe. Sabe que Vinicius y Rodrygo le acechan. Ya le han quitado el sitio a lo largo del curso y su reto es volver a obtener el crédito para ser titular indiscutible. Las lesiones le vapulearon y dieron opción a dos imberbes brasileños. Rodrygo la aprovechó y fue titular en la Champions, ante el Galatasaray, para cimentar su calidad con goles. El resultado es que Bale solo ha protagonizado trece partidos y dos goles.

James también debe ganarse el protagonismo el equipo, o será traspasado en el verano. El colombiano no ha sido convocado para jugar hoy en el Coliseum Alfonso Pérez. Viajará a Arabia Saudí, sede de la Supercopa de España, y será difícil que tenga minutos. Su urgencia por reaparecer y ser importante le hizo recaer en su vieja dolencia. Solo ha disputado nueve partidos y lleva un gol, poco bagaje para su nivel y su eficacia.

Isco Trece partidos (638 minutos), diez en Liga y tres en Champions. Pagó la debacle de Mallorca y se entrenó duro para recuperar el sitio. Lo consiguió.

El caso de Marcelo es diferente. Había recuperado la titularidad con Zidane tras sufrir como reserva con Solari y las lesiones le han quitado de la alineación. Mendy aprovechó para poner el ladrillo en su zona.

El brasileño ha participado en diez encuentros y cuando obtenga el alta competitiva volverá a las alineaciones, pero deberá cuidarse para no romperse otra vez. Volará a Arabia Saudí y Zidane decidirá allí si puede ser titular.

Bale Las lesiones son su mayor enemigo por la titularidad. Trece partidos (847 minutos), once en Liga, con dos goles y dos asistencias. En Champions, dos encuentros, sin goles.

Isco también soportó la suplencia con Solari, con una relación totalmente rota, y perdió un año de su carrera. Zinedine le sacó del pozo en julio al manifestar que deseaba recuperarle. El jugador mejoró su estado físico, pero no era suficiente para ser titular. El fracaso de Mallorca le pasó factura. Superado por Rodrygo y por Vinicius en el once, tomó una determinación. Debía volver a ser. Aprovechó las tres minipretemporadas que Zizou organizó en el otoño para alcanzar un buen estado físico y rendir de nuevo. El técnico apostó por el andaluz como cuarto centrocampista en su trasvase táctico al 4-4-2. Fue un éxito.

Ahora, Francisco Alarcón debe consolidar esa posición. Es titular, suma trece partidos, pero el alta de Hazard en febrero se cobrará una pieza. Isco o Bale pagarán ese precio. Los dos pelean por mantener el tipo. Getafe es el primer examen del año para ambos.

Cada partido es una final en el Real Madrid y no habrá muchas oportunidades para quienes no se ganen los minutos. James y Marcelo, por ello, deberán dar un paso adelante.

Zidane busca el salto al frente en la Liga y el infierno de Getafe es un reto. En el Coliseum solo ha ganado el Barcelona. El marsellés presentará el once de gala con la ausencia de Ramos, sancionado, y la titularidad de Militao. No hay resquicio para probaturas. Jugar en el Real Madrid se va a poner aún más caro. Muchos se la juegan. Zinedine ha dicho a Mariano y a Brahim que acepten su salida en enero.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here