Iota ya es considerado el más fuerte huracán que ha azotado Nicaragua en la historia del país centroamericano y hasta el momento ha dejado seis personas muertas, según el gobierno local.

Cuatro adultos y dos menores fallecieron, según la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

Más de 400.000 personas en Nicaragua se vieron afectadas por la tormenta cuando tocó tierra cerca de Haulover, el martes, como un huracán de categoría 4 con vientos máximos sostenidos cerca de 250 km/h, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés).

Más de 62.000 personas en la nación centroamericana han sido trasladadas a 683 refugios gubernamentales luego de la tormenta, dijo el martes el gobierno del país en la televisión nacional.

Casi no hay comunicación con la ciudad de Bilwi, también conocida como Puerto Cabezas, debido a apagones y cables eléctricos caídos.

En tanto, en la isla colombiana de Providencia, al menos dos personas murieron y una está desaparecida, según el presidente de Colombia, Iván Duque.

Huracán Iota se degrada a tormenta tropical
Iota se degradó a huracán de categoría 4 cuando tocó tierra y posteriormente a tormenta tropical, dijo el NHC. Se esperaba que el centro de la tormenta se moviera sobre el sur de Honduras el martes y que continúe debilitándose cerca de El Salvador, el miércoles.

La tormenta se encuentra actualmente a 40 kilómetros de El Papalón, en El Salvador, con vientos máximos sostenidos de 65 km/h, según el aviso de las 12:00 am del miércoles por parte del NHC.

La disipación de Iota no ha hecho nada para minimizar la devastación en una región que aún se recupera del paso del huracán Eta.

Las olas de la tormenta se sentirán tan al norte como la península de Yucatán, tan al este como Jamaica y tan al sur como Colombia. Iota tocó tierra a unos kilómetros al sur de donde golpeó el huracán Eta, lo que podría dejar a la región marcada por generaciones.

En varias ciudades de la región de Rivas, en Nicaragua, una franja de tierra entre el lago de Nicaragua y el Océano Pacífico en el suroeste de la nación, las autoridades están monitoreando los ríos y llevando a familias vulnerables a refugios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí