Inmigración: Inmigrantes refugiados en iglesias de Estados Unidos reciben multas como parte de las nuevas medidas de Trump

0
22

 

Este cuarto improvisado es el refugio donde María Chavalan-Sut, una indígena originaria de Guatemala, vive desde hace 10 meses a fin de evitar su deportación a un país que, según dice, la ha marcado con violencia, trauma y discriminación. Su lucha ahora podría costarle al menos 214,132 dólares.

Chavalan-Sut es una de varios inmigrantes refugiados en casas de adoración que han recibido cartas de las autoridades de inmigración que les amenazan con grandes multas que son parte de las últimas medidas del gobierno del presidente Donald Trump. No está claro a cuántos inmigrantes están buscando las autoridades, pero Church World Service, organización que apoya refugiados e inmigrantes, sabe de al menos seis inmigrantes que han recibido cartas.

La centroamericana dijo que no sabe de dónde va a sacar más dinero y le pide a Dios que le dé un trabajo. Laboró por un tiempo en un restaurante tras llegar a Virginia hace más de dos años pero no ha podido tener un empleo desde que se refugió en el templo.

Chavalan-Sut comenzó a vivir en la Iglesia Metodista Unida Wesley Memorial el 30 de septiembre, el día que tenía que reportarse a una oficina del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas para ser deportada. Entró en Estados Unidos cruzando la frontera y fue detenida en noviembre del 2016 cerca de Laredo, Texas, tras viajar durante semanas desde la capital de Guatemala. Dijo que decidió emigrar y dejar a sus cuatro hijos en su país después que su casa fue incendiada.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here