InicioInternacionalesEl ataque contra “un grupo de civiles desarmados” en el que murieron...

El ataque contra “un grupo de civiles desarmados” en el que murieron 4 hermanos en Cisjordania del que acusan a Israel

- Advertisement -spot_img

Israel fue acusada de haber atacado a un grupo de civiles palestinos en la Cisjordania ocupada que, según testigos, no tenían vínculos con grupos armados ni representaban una amenaza.

Siete hombres, cuatro de ellos hermanos, murieron tras ser alcanzados la mañana del 7 de enero por un ataque aéreo israelí mientras se reunían alrededor de una fogata junto a la carretera que atraviesa la aldea de al Shuhada, a 10 kilómetros de la ciudad de Yenín.

La BBC habló con familiares de los hombres asesinados, testigos que estaban en la zona en ese momento y un paramédico en el lugar.

Todos proporcionaron pruebas de que los hombres no eran miembros de grupos militantes armados y de que no se estaban produciendo enfrentamientos con las fuerzas israelíes en ese lugar y ese momento

Sin evidencias de enfrentamientos

Khalid al Ahmad, el primer paramédico que llegó la mañana del suceso, está convencido de que los hombres no hacían nada malo.

“Uno de ellos vestía pantuflas y pijama”, indicó a la BBC. “¿No crees que alguien que quiera resistir (frente a la ocupación israelí) al menos debería usar calzado adecuado?”

Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) vincularon el ataque con una operación militar horas antes en el campo de refugiados de Yenín, en la que murió una soldado israelí.

Las FDI nos remitieron a una declaración emitida en ese momento que decía que “durante la operación, un avión atacó a un escuadrón terrorista que lanzaba explosivos a las fuerzas que operaban en la zona”.

Las imágenes de las FDI y una cámara de vigilancia cercana no muestran evidencias claras de enfrentamientos con palestinos en al Shuhada en el momento del ataque.

Los cuatro hermanos, Alaa, Hazza, Ahmad y Rami Darweesh, tenían entre 22 y 29 años y eran emigrantes palestinos que habían regresado de Jordania unos años antes con su madre.

Tenían permisos que les autorizaban a cruzar a Israel para realizar trabajos agrícolas todos los días. Estos permisos suelen ser difíciles de obtener y se le retiran con rapidez a cualquier persona que Israel considere una amenaza a la seguridad o que esté vinculada a alguien que lo sea.

Los otros tres hombres asesinados con ellos eran familiares suyos.

“No estaban armados”

Los permisos para dos de los hermanos, comprobados por la BBC, se emitieron en septiembre de 2023 y tenían una validez de varios meses. Las fronteras con Israel han permanecido cerradas a los trabajadores palestinos desde los ataques de Hamás en octubre.

El paramédico, Khalid al Ahmad afirmó que después de 20 años trabajando en Yenín estaba acostumbrado a registrar los espacios donde tienen lugar este tipo de ataques en busca de armas o explosivos, como rutina básica de seguridad.

“Si hubiera visto armas allí te lo diría”, aseguró. “Honestamente, eran civiles. No había nada relacionado con la resistencia: ni balas, ni armas. Y no había presencia israelí en absoluto”.

Los grupos armados palestinos -que suelen reivindicar con rapidez a cualquier miembro suyo asesinado por las fuerzas israelíes- han guardado silencio sobre estos siete hombres, sin ninguna declaración que describa a alguno de ellos como “mártires” de su causa.

En el funeral, sus cuerpos fueron envueltos en banderas de grupos palestinos, incluido Hamás. Los cuerpos de los que mueren en ataques de Israel a menudo se envuelven en banderas de movimientos apoyados por amigos o familiares, incluso cuando los fallecidos no son partidarios de esos grupos.

Todos los familiares y vecinos nos dijeron que los hombres no tenían ninguna conexión con grupos militantes, al igual que el director del hospital principal de Jenín, Wissam Bakr, donde fueron llevados los cuerpos esa mañana.

“No están armados, no son combatientes”, afirmó. “Normalmente, se ve claro si alguien es combatiente de uno de los grupos militantes. ¿Estos siete? No, no, es seguro que todos son civiles”.

Fue en el hospital donde la madre de las víctimas, Ibtesam Asous, vio sus cuerpos.

La versión de Israel

Pedimos al ejército israelí que explicara por qué fue atacado este grupo de hombres.

Un portavoz respondió que los soldados habían comenzado a perseguir a los “terroristas que asesinaron a un ciudadano israelí” y que el ataque aéreo tenía como objetivo “un escuadrón terrorista que arrojó explosivos contra las fuerzas que operaban en la zona, poniéndolas en peligro”.

Horas antes del ataque aéreo en al Shuhada, una policía fronteriza israelí de 19 años, Shai Germai, murió tras impactar su vehículo contra un artefacto explosivo durante enfrentamientos con combatientes palestinos en el campo de Yenín.

Después, el convoy del ejército se retiró de Yenín a través de al Shuhada, donde los hermanos Darweesh se habían reunido con sus tres parientes lejanos, cerca de una cafetería abierta toda la noche para los trabajadores agrícolas y los clientes de un mercado cercano.

Las imágenes de visión nocturna proporcionadas por drones de las FDI muestran pequeños destellos seguidos de una explosión cuando los vehículos pasan por la carretera, un patrón de calor que podría corresponder a una bomba de gasolina. El vídeo no tiene marca de fecha ni hora.

El ejército también proporcionó imágenes similares de su ataque aéreo en el lugar, pero son dos vídeos cortados y editados juntos, lo que hace imposible saber cuánto tiempo pasó entre ellos.

Pedimos a las FDI que aclarara los horarios de ambos eventos, pero respondieron que no aportaría más comentarios ni información.

Conocer los tiempos es importante para saber si se produjeron las circunstancias necesarias que, según el derecho internacional, justificarían el uso de fuerza letal.

Situación “alarmante”

El organismo de derechos humanos de la ONU calificó a finales del año pasado como “alarmante y urgente” la situación en Cisjordania.

“Las fuerzas israelíes han utilizado cada vez más tácticas y armas militares en operaciones policiales”, afirmó en noviembre su portavoz en un comunicado.

Alegó que “la aplicación de la ley se rige por el derecho internacional de los derechos humanos, que prohíbe el uso intencional de fuerza letal excepto cuando sea estrictamente necesario para proteger la vida”.

Ibtesam Asous, la madre de los hombres, aseguró haber visto un cambio en los métodos utilizados por las fuerzas israelíes en Cisjordania desde los ataques de Hamas contra Israel el 7 de octubre.

“Están actuando como antes”, afirmó. “Lo único que cambió es que antes el ejército disparaba a un hombre en la pierna. Pero ahora es más grande: ahora están bombardeando con cohetes y matando a tanta gente como pueden”.

Según cifras de la ONU, el año pasado fue el más sangriento jamás registrado en Cisjordania: 492 palestinos fueron asesinados por las fuerzas israelíes, 300 de ellos desde los ataques de Hamás en octubre, incluidos 80 niños.

Casi todos recibieron impactos de munición real.

Veintiocho israelíes, en su mayoría civiles, fueron asesinados en Cisjordania por palestinos el año pasado, entre ellos tres desde los ataques de octubre, dos de los cuales eran soldados.

Los palestinos también han llevado a cabo ataques dentro de Israel, incluido uno a principios de esta semana que mató a una mujer e hirió a otras 17 personas.

- Advertisement -spot_img
Stay Connected
16,985FansMe gusta
4,243SeguidoresSeguir
Must Read
Related News
- Advertisement -spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

¿Quieres anunciarte con nosotros?