La Policía protesta en París y pide a Macron un apoyo explícito

0
46

El gobierno de Emmanuel Macron ha conseguido la cuadratura del círculo en materia de la lucha contra el racismo. El jueves y ayer se sucedieron en París y varias capitales de provincias manifestaciones de policías para denunciar el comportamiento del ministro del Interior. Para hoy están convocadas manifestaciones de asociaciones anti racistas para denunciar el comportamiento de la policía.

En el corazón de esas crisis, Christophe Castaner, ministro del Interior, cuya actuación ha agravado los contenciosos pendientes.

El lunes, Castaner hizo unas declaraciones que han provocado una tormenta de chuzos de punta: todos los sindicatos de policía han puesto el grito en el cielo, creyéndose abandonados por un ministro que anunció «sanciones severas» contra los policías «sospechosos de inclinaciones racistas».

Tras varios días de protestas desperdigadas por toda Francia, todos los sindicatos policiales convocaron con éxito ayer una jornada de protestas en París: en la Plaza de la Bastilla (símbolo histórico), ante el ministerio del Interior (a doscientos metros del Elíseo), en los Campos Elíseos, la gran avenida nacional.

A última hora de la mañana del viernes, varios millares de policías, enarbolando sus banderas e insignias, cortaron los Campos Elíseos, paseando una pancarta y banderolas que decían: «Sin justicia no hay paz». Al frente de la manifestación, con esa proclama, los dirigentes de todos los sindicatos de policía.

«Sin justicia no hay paz» es una respuesta y un guiño irónico a los colectivos que protesta contra el racismo real o presumido de la policía francesa, avanzando esta amenaza: «Sin justicia no hay paz».

Los sindicatos no piden todavía la cabeza política del ministro del Interior, pero se dirigen directamente a Emmanuel Macron, reclamando una intervención personal contra Castaner. Fabien Vanhemelryck, presidente del sindicato Alianza (conservador) denuncia el comportamiento del presidente y su gobierno en estos términos: «El ministro solo es un fusible. El presidente se olvida de nosotros, cuando hemos estado en primera línea durante la crisis sanitaria. Esperamos sus declaraciones de apoyo a la policía. El gobierno debe elegir su campo: el campo de la policía y los defensores del orden, o el campo de quienes crean problemas de orden público. La policía no es racista ni violenta. Con frecuencia los policías son víctimas de violencias. Muchos se hicieron apalear por los chalecos amarillos. Queremos el apoyo directo del presidente y su gobierno…».

El ministro del Interior recibió el viernes a representantes de todos los sindicatos policiales, intentando calmar los ánimos. Emmanuel Macron debe dirigir un mensaje a la nación el domingo a primeras horas de la noche. Mientras tanto, varios colectivos han convocado manifestaciones de protesta contra el racismo real o presumido de las fuerzas de seguridad.

SOS Racismo denuncia comportamientos racistas a muy diversos niveles de las administraciones públicas. El Comité Adama Traoré pide «justicia» para un joven francés, negro, muerto el verano de 2016 en circunstancias que siguen suscitando la más viva controversia cívica y jurídica.

SOS Racismo y el Comité Adama Traoré han convocado manifestaciones en toda Francia para hoy. La última de esas convocatorias reunió a más de 20.000 manifestantes, en París, cuando Francia estaba saliendo del confinamiento. Cifra relativamente modesta, en un país de 67 millones de habitantes, pero altamente simbólica, tras un rosario de tensiones violentas en los suburbios de París y otras grandes ciudades.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here