Los Verdes quieren poner fin a la austeridad económica alemana

0
45

La Constitución alemana protege al Estado de la tentación del endeudamiento en su artículo 110, que prohíbe expresamente la creación de deuda por encima de la inversión prevista en los presupuestos generales de cada ejercicio. En 2009, tras los improvisados rescates a la banca a causa de la gran crisis financiera, el Bundestag reforzó esa protección con disposiciones adicionales en los artículos 109, 115 y 143, de manera que el Gobierno alemán no puede incurrir en un déficit estructural por encima del 0,35% del PIB, ampliamente por debajo del compromiso europeo que quedó fijado por el Pacto de Estabilidad en el 3%. Esta ha sido, además, la línea política que Alemania ha impuesto en la UE durante las cuatro legislaturas de Angela Merkel y que solamente ha comenzado a ser puesta en cuestión ante la inminente recesión.

Mientras los conservadores de la CDU insistían la semana pasada en la conveniencia de mantener la disciplina fiscal y proponen aumentar la inversión a base de juegos de malabarismo financiero, aprovechando la excepcional coyuntura de tipos de interés cero o negativos, los socialdemócratas del SPD se mostraban partidarios de relajar esa disciplina y el ministro de Finanzas Olaf Scholz ha mencionado un posible programa de inversiones públicas de unos 50.000 millones de euros que podría llevar a Alemania a una situación similar a aquella en la que incurrió el canciller Gerhard Schröder.

Ahora Los Verdes, el único partido al alza en las encuestas, eleva la apuesta y propone reformar de nuevo la Constitución, no solamente parar eliminar el límite al endeudamiento, sino también para establecer un porcentaje mínimo de inversiones que los gobiernos deban respetar. La propuesta dinamitaría el concepto de austeridad presupuestaria que ha regido Alemania desde principios de siglo y que ha moldeado, por extensión, la política fiscal europea.

«En un contexto como el actual, la política presupuestaria de investigación debe ser confiable, queremos una norma vinculante, garantizada por la Constitución, que obligue al Estado a destinar fondos a la inversión y la investigación», defiende el copresidente de Los Verdes, Robert Habeck, «estamos inmersos en una feroz transformación ambiental y digital y hemos de dar a los empresarios la garantía legal de que serán políticas a largo plazo que no dependan de los gobiernos». Habeck, del ala más moderada de Los Verdes, conocida como los «realos», propone la creación de un Fondo Federal de Inversión estatal, dotando con 35.000 millones de euros que procederían de nuevo endeudamiento». Según el citado límite constitucional del 0,35% del PIB y de acuerdo a los presupuestos generales proyectados para 2020, Alemania podría solamente crear nueva deuda por valor de 4.900 millones de euros.

Generaciones venideras
«Está claro que lo que proponemos requiere al menos relajar el límite que contiene actualmente la Constitución y parece razonable en tiempos de bajas tasas de interés, ciclo comercial auspiciante, crisis climática y retraso de inversiones», dice Habeck, que junto con la copresidenta Annalena Bärbock y 10 políticos ecologistas estatales, federales y especializados han firmado el documento «Invertir en el futuro».

El dinero, según este documento, sería destinado a proyectos de construcción de transporte público, modernizar la infraestructura de carga, rutas de autopistas, redes sostenibles de calefacción, nuevas tecnologías de propulsión y reforestación de los bosques, además de la digitalización de la economía y la administración. Solamente Deutsche Bahn, según sus cálculos, debería invertir en diez años 86.000 millones de euros. «Hasta ahora se ha defendido el equilibrio presupuestario alegando que la deuda lastra a las generaciones venideras, pero en el actual contexto, es la no inversión lo que lastra a esas generaciones. Alemania invierte 18.000 millones de euros menos que el promedio europeo cada año y lo que estamos proponiendo es que nos equiparemos al resto», explica.

Los Verdes es actualmente el único partido político alemán que sube en las encuestas. El último sondeo Deutschlandtrend, publicado por la televisión pública ARD el pasado domingo y elaborado por Infratest dimap, les concede un 23% de los votos, cerca ya de la CDU de Merkel (27%) y claramente por delante del SPD (14%), en un contexto en el que el partido antieuropeo AfD mantiene el 15%. Los Verdes son, por tanto, miembro necesario para cualquier coalición de gobierno que pueda formarse en la próxima legislatura, inicialmente prevista para 2021 pero que podría adelantarse, dado el estado de agotamiento de la gran coalición.

«Es imprescindible que el nivel de inversiones del Estado quede ligado por ley al desempeño de la economía. En los años de vacas gordas, la inversión estatal debe aumentar», insiste Habeck, «solamente así sortearemos la próxima y definitiva tormenta, solamente así prepararemos el terreno para que las próximas generaciones puedan mantener la posición actual de Alemania y de Europa en el mundo». En cuanto al destino de las inversiones, no hay discrepancia entre los partidos. La protección del clima y las infraestructuras serán las grandes beneficiarias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here