México frena la nueva caravana de inmigrantes en su frontera sur

0
108

Militares de la Guardia Nacional de México lograron frenar el fin de semana en la frontera con Guatemala el avance de unos 1.500 centroamericanos que conforman una nueva caravana hacia Estados Unidos. Apostados en Ciudad Hidalgo (México), los militares forcejearon el sábado sobre el puente Rodolfo Robles –que conecta con Guatemala– durante algunos minutos con varios de los emigrantes que trataban de entrar a la fuerza en el país mesoamericano. México había reforzado recientemente su seguridad para detener al grupo.

Finalmente, unos 300 cruzaron el sábado a México después de que las autoridades migratorias les instruyeran que debían organizarse en grupos de veinte para poder entrar legalmente. Otros, en cambio, prefirieron cruzar el río Suchiate –qué divide ambos países– para entrar de manera clandestina, aunque algunos fueron detenidos por los agentes migratorios debido al elevado número de efectivos que ha enviado México, según informan medios locales.

La mayoría de los emigrantes salió la noche del martes desde San Pedro Sula, en Honduras. Con el objetivo de desarticular la caravana, el Gobierno de México ha propuesto más de 4.000 empleos para los emigrantes en la zona sur, una oferta de visado que no les permitiría cruzar el país mesoamericano camino al norte. La región sur es la menos desarrollada de México.

Compromiso con Estados Unidos
México se comprometió en junio de 2019 con EE.UU. a frenar el avance de inmigrantes a cambio de que Washington no apruebe aranceles sobre todos los productos importados desde el país latinoamericano.

Como parte de este acuerdo, el Gobierno mexicano desplegó entonces a 6.000 efectivos de la Guardia Nacional en su frontera con Guatemala para acabar con las multitudinarias caravanas.

Médicos Sin Fronteras estima que cada año unas 500.000 centroamericanos atraviesan México para intentar entrar en EE.UU. Iniciado a finales de 2018, el fenómeno de las caravanas permite a los inmigrantes cruzar México de forma más segura que si fueran solos, ya que habitualmente son víctimas de delitos como extorsión, robo o secuestro por parte del crimen organizado. Fue precisamente en el paso fronterizo del puente Rodolfo Robles donde en octubre de 2018 miles de integrantes de la primera gran caravana fueron también frenados en el lado guatemalteco por las autoridades migratorias mexicanas.

Sin embargo, en aquella ocasión la gran mayoría de los casi 4.000 integrantes de la caravana cruzaron el río Suchiate y lograron entrar ilegalmente en México. Posteriormente, el colectivo de centroamericanos atravesó todo el país hasta llegar a Tijuana, ciudad fronteriza con EE.UU., donde miles fallaron al tratar de entrar en masa y por la fuerza en la primera potencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here