Qualcomm se prepara para un 2020 de realidad extendida

0
43

La realidad extendida, que engloba la realidad virtual, realidad aumentada y realidad mixta, ya no son novedad, y aunque fueron tendencia durante unos años, puede que la lentitud con la que han evolucionado haya desilusionado a muchos. Cuando Google lanzó Google Glass en el 2012, el mundo se imaginó con unas gafas de realidad aumentada caminando por la calle, algo que nunca llegó a ocurrir porque la tecnología no se encontraba todavía en ese punto.

Siete años después de Google Glass, la realidad virtual está viviendo un nuevo avance impulsado, tanto por la mejora de la potencia de los procesadores móviles, que cumpliendo la ley de Moore, en siete años son por lo menos 16 veces más potentes, como por el 5G y la computación distribuida.

Vamos a explicar un poco esto de la computación distribuida. Básicamente se trata de un ordenador remoto que hace el procesamiento más pesado de aplicaciones complejas, como videojuegos o entornos de realidad virtual que requieren de ordenadores muy potentes, y emite directamente sólo la imagen a otro dispositivo que actúa prácticamente de pantalla. De esa manera, se abaratan los costes, tamaño y consumo de energía del dispositivo en cuestión, y al mismo tiempo ganamos en calidad de imagen procesada por un ordenador. El 5G habilita que esta computación distribuida se haga realidad al ofrecer una conexión muy rápida y sin latencia entre dispositivo y ordenador.

El año que viene empezaremos a ver dispositivos más ligeros y ergonómicos, llamados visores XR o de realidad extendida, gracias a la nueva plataforma de Qualcomm XR2 5G, con conectividad 5G, que multiplica por dos la potencia de la versión anterior. Los procesadores Snapdragon de Qualcomm están equipados en la inmensa mayoría de los dispositivos de realidad extendida del mercado, como las conocidas Oculus o las Hololens de Microsoft.

¿Qué vamos a encontrar en los dispositivos que utilicen la plataforma de Qualcomm Snapdragon XR2 5G en el 2020? Una calidad de imagen en cada ojo de 3k y 120hz de refresco hasta ahora nunca vista, vital en las gafas de realidad extendida para evitar mareos y una mayor inmersión. Reproducción de video 8k, 60 FPS. También la capacidad de equipar 7 cámaras actuando de forma simultánea que actúan como sensores exteriores, dando información tanto del entorno, mapeándolo, como de las manos o los ojos del usuario de las gas. Y por supuesto, conectividad 5G que le otorga la el valor de realidad mixta auténtica, es decir, realidad aumentada en un contexto, y realidad virtual en otro. Snapdragon XR2 5G equipa además un procesador de visión computacional dedicado, y la inteligencia artificial incorporada ayudará al reconocimiento de imagen, y la posterior reconstrucción 3D de una escena.

2020 promete ser muy interesante en cuanto los dispositivos de nueva generación, como las gafas de Nreal que en tan sólo 88 gramos son capaces de crear una experiencia de realidad mixta muy sólida, o la posible propuesta de Niantic con un dispositivo de realidad extendida para Pokemon Go.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here